Locales

EMPLEADA PEM: LA OBLIGARON A TRABAJAR ENFERMA Y AHORA NECESITA UN TRASPLANTE

COMPARTIR & PUBLICAR

Valeria Ávila Moreno, empleada PEM, dialogó con Medios Rioja en el marco de una fuerte denuncia que realizó contra funcionarios municipales por obligarla a presentarse a trabajar con carpeta médica. En ese sentido, la mujer explicó que necesita un trasplante de riñón ya que debido a las funciones que cumplió, uno quedó inutilizable y el otro solo filtra al 6%.

«En 2019 me sale un problema en el riñón y en el 2020 ingreso al Cepar Oeste donde presento una carpeta médica a la Subsecretaria de Jefatura Zona Oeste, Patricia Rippa y la gente que trabaja con ella, explicándole que no podía salir a trabajar a la calle por mi problema de salud», comenzó la trabajadora. Y continuó: «trabajé todo el 2020 ahí y el 31 de diciembre despiden a unos compañeros, motivo por el cual yo salgo a apoyarlos. En febrero vuelvo a mi puesto de trabajo y me dicen que había quedado a disposición, que el área en el que estaba ya no pertenecía a ese sector entonces debíamos pasar a otra. Me transfirieron a otra, con Nicki Pérez a la cabeza, y me mandaron a barrer calles».

En ese sentido, Moreno aclaró que «ellos sabían mi problema porque les presenté una carpeta. Se lo expliqué a Nicki Pérez y me contestó que no tenía otra cosa para hacer ahí. Salí a trabajar hasta un día jueves que no di más de los dolores y me internaron en terapia intensiva». Y agregó visiblemente afectada: «A raíz de eso, termino en mi estado actual, donde me están dializando y tengo un riñón que se secó y el otro filtra solo 6%».

Asimismo, la empleada PEM explicó que «luego de la internación me presento a llevar todos los certificados, porque los tenía que llevar yo personalmente y me la encuentro a la Intendenta Inés Brizuela y Doria. Le explico la situación y me dijo que no estaba al tanto de nada, pero es mentira porque un compañero le habían contado mi situación cuando estaba internada. Lo único que hizo fue sonreírse”, lamentó.

Por otra parte, volvió a referirse a Patricia Rippa y expresó que «no le importa la situación de los trabajadores municipales, no le interesa la salud de la gente. Le pido a la Intendenta que tome medidas porque esta persona no puede seguir jugando con cada uno de los empleados». Y añadió: es una situación muy dolorosa, tengo el certificado que me diagnostica insuficiencia crónica terminal, me dializan tres veces por semana y tengo para un trasplante de riñón ya que me filtra cada vez menos. Aún así me mandaron a limpiar las calles».

En la continuidad de su relato, la mujer volvió a referirse al encuentro con Inés Brizuela y Doria y confió que «cuando pude hablar con la Intendenta le dije que no iba a volver a trabajar mas, me den lo que me den. Nadie me va a devolver los riñones que ya no tengo. Y agregó: «Hagan lo que hagan, no los quiero ver en la puerta de mi casa, no quiero ver a esa gente que me causó tanto daño y me dejo como estoy. Muchos empleados municipales no hablan y tienen miedo porque Rippa los persigue como lo hizo conmigo y con los demás por defender a los compañeros”.

«Estoy incapacitada porque me sacaron un pedazo de mi vida, me siento inútil, es como que estuviera muerta. Recién lo estoy asimilando», concluyó.


COMPARTIR & PUBLICAR

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba